Pues Aún Quedaban Otros 100 Chistes Buenos Para Partirse La Caja

Resumen del Libro:


libro Pues Aún Quedaban Otros 100 Chistes Buenos Para Partirse La Caja

La policía ha encontrado un cuerpo carbonizado sin cerebro y el pene minúsculo. Por favor, envíame un mensaje de texto y dime que estás bien. ¿Cómo se congela a un cerdo? Quitándole el edredón. El amante perfecto es aquel que te despierta con una taza de café en una mano, una rosa en la otra y seis donuts. Se muere la suegra: —¿Qué quiere que hagamos con ella? ¿La incineramos, la embalsamamos o la enterramos? —Las tres cosas. No corramos riesgos. Una madre está leyendo en la cocina mientras su marido prepara la comida. Escucha jugar a su hijo en el salón con su tren eléctrico nuevo. Escucha que el tren se detiene y su hijo dice: —¡A todos los hijos de puta que quieran bajarse, háganlo ahora porque ésta es la úlltima parada! ¡Y a todos los hijos de puta que tengan billete de vuelta y se quieran montar, metan sus putos culos dentro del tren ahora mismo porque vamos a partir ya! La madre entra en el salón y le dice a su hijo: —Nosotros no usamos esa clase de vocabulario en esta casa. Ahora ve a tu cuarto y te quedas allí durante dos horas. Cuando salgas, podrás volver a jugar con tu tren, siempre que uses un vocabulario agradable y decente. Dos horas más tarde, el niño sale de su cuarto y comienza a jugar de nuevo con su tren. Pronto el tren se detiene y la madre escucha a su hijo decir: —Todos los pasajeros que vayan a bajar del tren, por favor, recuerden llevarse todos sus objetos personales consigo. Les agradecemos haber viajado con nosotros hoy y esperamos que el viaje haya sido de su agrado. Esperamos que viajen de nuevo con nosotros la próxima vez. Luego, el niño prosigue: —Para aquellos que estén embarcando, les pedimos que coloquen todas sus cosas debajo de sus asientos. Recuerden que está prohibido fumar dentro del tren. Esperamos que tengan un viaje relajado y placentero. Entonces, el niño agrega: —Ah, y para aquellos que estén cabreados por la demora de dos horas, pueden poner las reclamaciones a la hija de puta…


Autores del Libro:


Formatos Disponibles: PDF / EPUB

Opciones de descarga:

Para conseguir una copia de este libro puedes usar alguna de las siguientes opciones de descarga:

¿Te has leído este libro? ¿Qué te ha parecido?